Ferrocarril Minero

 

En fechas anteriores de la construcción del Ferrocarril la conexión de la Comarca de Riotinto con el puerto de Huelva para el transporte del mineral y abastecimiento de la zona se producía mediante diligencias, carros de bueyes o a lomo de mulas hasta unos kilómetros antes de llegar a Valverde del Camino para enlazar con el ferrocarril de Buitrón y bajar hasta San Juan del Puerto, donde mediante barcazas recorriendo el tramo final del Río Tinto se llegaba hasta los barcos atracados en el puerto de Huelva.

La llegada del consorcio británico “Riotinto Company Limited” el 14 de febrero de 1873 para una explotación masiva de los recursos mineros de la comarca, introduce un fenómeno tecnológico acorde con las pretensiones de rentabilidad y eficacia de la nueva explotación, el Ferrocarril. Este fue un gran símbolo de la llegada a Riotinto de la revolución industrial y supuso la insignia de la compañía para el desarrollo tanto económico como social de la comarca. Su objetivo principal la conexión de la mina con el puerto de Huelva.

Un total de más de 300 Kms. de vías de los cuales 84 correspondían a la línea comercial, el ferrocarril de vía estrecha de Riotinto (1067 mm.) se empezó a construir en junio de 1873; se inició la obra por cinco puntos diferentes, debido a la urgencia de acabarlo en un corto plazo de tiempo. Su construcción finalizó el 28 de julio de 1875 con un coste total de 767.190 libras. El trazado de este, planeado y supervisado por George Bruce, tuvo que adaptarse a las características del terreno (teniendo que atravesar a menudo arroyos y barrancos), aunque discurriendo siempre paralelo al río Tinto. Todo ello motivó el que fuese necesaria la construcción en hierro forjado de 8 puentes diferentes. Del mismo modo se proyectó y llevó a cabo la construcción de cinco túneles. A lo largo de la vía general también se edificaron 12 estaciones para regular el tráfico de mercancías, pero además existían otras en diferentes pueblos de la cuenca para el tráfico de pasajeros. En Huelva la construcción del muelle de Riotinto comenzó en 1874 y concluyó el 23 de marzo de 1876, su longitud de 1.165 m. permitía a los trenes cargar y descargar directamente en los barcos atracados. Esta obra de arquitectura industrial dejó de utilizarse en mayo de 1975.

De forma general existían tres servicios diferentes en el ferrocarril de Riotinto. Interno, la conexión de los diferentes departamentos mineros, y puntos de carga y descarga. Los ramales, eran unas redes de comunicación entre los diferentes pueblos de la comarca para el transporte de pasajeros y obreros, se abrieron al tráfico en 1903 y se cerraron 1968 siendo sustituidos por servicios de autobuses. Por último la línea general que unía Huelva con Riotinto.

El importante tráfico de mineral del ferrocarril de Riotinto determinó la existencia de 1.300 vagones y 2.000 vagonetas de mina. Como este también prestaba servicio de viajeros, contaba igualmente con una cuarentena de coches, además de 143 locomotoras de vapor y 7 eléctricas, utilizadas estas en los túneles de enlace entre las minas y zonas de tratamiento. Estas 143 locomotoras eran de 10 modelos diferentes, clasificados por la compañía a su vez en 13 tipos. Todas, excepto 6, fueron de fabricación inglesa y se construyeron entre 1874 y 1954.

El ferrocarril minero siguió funcionando durante todo el tiempo que la Riotinto Company Limited fue propietaria de las minas de Riotinto y aun después de 1954, cuando estas pasaron a manos españolas. La pérdida de su funcionalidad vino cuando a partir de 1964 se construye el Polo Químico de Huelva. Desde entonces, y dado que el mineral ya no se embarcaba hacia Inglaterra, resultó más rentable transportarlo en camiones. Así, en 1975 el muelle dejó de funcionar y en 1984 el último tren bajo por la vía del ferrocarril de Riotinto.

Ferrocarril Turístico.

Fundación Río Tinto en su afán de salvaguardar el patrimonio histórico minero de la comarca ha recuperado 12 Km. de la antigua línea comercial de Riotinto, en locomotoras y vagones restaurados del parque móvil de la antigua compañía minera se realizan viajes en los que se disfruta de paisajes impactantes como el antiguo polo industrial de la comarca y parajes naturales siempre acompañando el curso del Río Tinto.

Duración de la visita: 1 hora 30 min aprox